martes, 2 de junio de 2009

Tyrone, Pablo, Uniqua, Tasha y Austin regresaron a nuestro país. Esta vez, la fiesta está en la Aldea Mágica donde aparecerán los personajes de varios


Backyardigans en teatro, la bella y dulce manera de divertir a los niños

Tyrone, Pablo, Uniqua, Tasha y Austin regresaron a nuestro país. Esta vez, la fiesta está en la Aldea Mágica donde aparecerán los personajes de varios cuentos fantásticos.

La fiesta está en el patio de atrás y los Backyardigans invitan a los chicos, y los no tanto, a divertirse durante poco más de una hora donde la consigna es el reparto de diarios para que Tyrone se gane la bicicleta.

En este segundo viaje de los personajes de la serie del canal Discovery Kids, la diversión está en la Aldea Mágica. Allí, el querido personaje tiene que lograr su objeto. Diario en mano, sube a su vieja bicicleta y comienza su labor de llevar las noticias a destino.

Mientras saluda a los chicos y les cuenta cada uno de los pasos que dará, un lobo se cruza en su camino: es Austin. Asustado ante ese encuentro inesperado. Le agradece que le haya llevado el periódico y lo invita a comer. Es entonces cuando el miedo de Tyrone se hace presente. “¿Me quiere comer? ¡Esta historia me hace acordar a un cuento...!”, alcanza a decir y sale huyendo despavorido.

En su nuevo recorrido encuentra una casa de chocolate, confites y galletitas. Admirado por el hogar dulce, golpea para dejar su diario y se encuentra con... ¡una bruja! Es Uniqua y también lo invita a comer. Más asustado que antes, intenta escaparse de los “temerosos” habitantes de la Aldea Mágica.

Entre canciones, saltos y el vuelo de la bruja en su escoba trascurre la escena que impacta a chicos y grandes por igual. Escenarios móviles, una pantalla gigante rodean a estos personajes que parecen sacados de cuentos fantásticos.

La siguiente entrega del periódico lo lleva a la casa del gigante Pablo que para agradecerle haberse acercado hasta esa impactante zona... ¡lo invita a comer! Una vez más, se escapara ayudado por los niños del público que saltan desde sus butacas mientras el simpático reno desaparece antes de que el enorme pingüino se de cuenta.

El último viaje lo lleva hasta el castillo de la reina Tasha que vive preguntándole a su espejo “¿quién es la más bonita?” y agradecida por la atención del reno le hace una invitación para comer. ¿Acaso Tyrone es parte de un cuento fantástico? ¿O sólo se trata de una confusión?

La respuesta está sobre el increíble escenario donde un reno, una hormiga, una hipopótamo, un canguro y un pingüino hacen de las suyas entre pegadizas melodías. Las mismas que suenan en televisión en cada uno de sus capítulos y con las que han enamorado a los chicos... y también a los grandes, que una vez más disfrutan de esta dulce manera de divertir desde el asombro de la inocencia de los más pequeños.