sábado, 18 de abril de 2009

Farandula espectaculos moda Liz Fassi Lavalle vuelve al ruedo empresario VIP con un local para eventos en pleno Puerto Madero


Farandula espectaculos moda Liz Fassi Lavalle vuelve al ruedo empresario VIP con un local para eventos en pleno Puerto Madero
La actual empresaria se hizo conocida en la década pasada por un escándalo de evasión de impuestos.


Mostró su casa, en la torre Le Parc de Palermo, y también su vestuario, su platinado y todo cuanto pudiera denotar su estatus. Pero un escándalo por evasión de impuestos, que la involucró junto a su marido, hizo que Liz Fassi Lavalle volviera a la realidad y pasara de ser un ícono mediático a ser el ícono de la corrupción de los años '90.



Ahora, la mediática se tranformó en una empresaria que acaba de abrir un local para eventos en Puerto Madero junto a una socia, Paula González, que trabaja en el hotel Hilton. ¿Habrá aprendido la lección de mantener las cosas simples?



"De lo único que me arrepiento en la vida es de la sobreexposición que tuve alguna vez", reconoce una cambiada Fassi Lavalle a la revista 7 Días. "Hace 10 años que no salgo en ningún medio porque lo único que hago es trabajar", reconoció.



Con el pelo todavía rubio, pero de un tono más oscuro que hace 10 años, largo y lacio, y vestida con un vestido gris bordado (porque algunas cosas no cambian), Fassi Lavalle presentó su "Espacio Madero" en el Dique 3 del barrio más joven de la capital. Durante la presentación también estuvo Ambulancia, la banda del histriónico Mike Amigorena.



Después del escándalo, que devino en una prisión efectiva de 2 años para su marido y 2 días de detención para ella, Fassi Lavalle se concentró en el trabajo, y en la crianza de sus 3 hijos. "Es como si hubiera vuelto a nacer", declaró Fassi Lavalle, quien apenas pasó el escándalo de la evasión de impuestos se divorció de su marido, pero conservó el apellido.



Durante la entrevista con 7 Días, Fassi Lavalle admitió que si bien no le tiene miedo a los medios ni a la sobreexposición, jugar con ella otra vez sería "una equivocación". Lección aprendida.