sábado, 21 de marzo de 2009

Polémica por un video que muestra a indígenas enterrando vivos a sus hijos; en internet ya lo vieron 350 mil usuarios

Infanticidio en Brasil
Polémica por un video que muestra a indígenas enterrando vivos a sus hijos; en internet ya lo vieron 350 mil usuarios
Los organismos que defienden los derechos tribales dicen que la imágenes son falsas y que sólo generan el odio a los indígenas.
Esperamos tu comentarioVer comentarios
Una fuerte polémica se originó a raíz de un video realizado con la ayuda de un grupo de misioneros estadounidenses que muestra a indígenas amazónicos enterrando vivos a sus hijos.

El breve video denominado “Hakani”, se encuentra en el popular sitio audiovisual de Internet YouTube y fue visitado por más de 350 mil usuarios.

La filmación muestra escenas de indígenas, en un aislado pueblo ubicado en la selva, cavando tumbas y enterrando a varios niños en ellas. La campaña "Hakani" también tiene un sitio web y un grupo en la red social Facebook con más de 13 mil miembros.

El director de la organización Survival International, Stephen Corry, que defiende los derechos tribales manifestó a través de un comunicado que la película es “falsa” y que la tierra que cubre las caras de los niños es realmente torta de chocolate y que la afirmación de que el infanticidio es una costumbre popular entre los indígenas brasileños es falso”.

La campaña “Hakani” ya tiene miles de adeptos en las redes sociales como Facebook y un hasta un sitio web propio. El video fue realizado por el hijo del fundador de una organización estadounidense de misioneros llamada "Youth with a Mission", que tiene una cede en Brasil conocida como Jocum.

“Se está enseñando a odiar a los indígenas y a desearles la muerte”, aseguró Corry. Youth with a Mission es un grupo cristiano interconfesional con base en Hawaii, que busca involucrar a jóvenes en la evangelización en 149 países, según informa el sitio en internet.

El infanticidio es practicado por algunas tribus en la región del Amazonas, algunas veces en niños discapacitados, a menudo basados en la creencia de que los niños que respiran por última vez sobre la tierra, volverán para rondar a la comunidad.

Sin embargo, Survival explica que es excepcional y se vuelve cada vez menos común en la medida en que mejora el acceso a servicios de salud.

El departamento de asuntos indígenas de Brasil ha intentado prohibir la película, que fue financiada por Jocum, diciendo que denigra la imagen de más de 220 etnias que viven en Brasil.