miércoles, 18 de febrero de 2009

El delito que acosa al director de cine Roman Polanski El Tribunal Superior de Los Ángeles rechazó hoy el pedido de los abogado


El delito que acosa al director de cine Roman Polanski
El Tribunal Superior de Los Ángeles rechazó hoy el pedido de los abogados del cineasta Roman Polanski para que se desestimasen los cargos de abuso sexual de una nena de 13 años que pesan sobre él desde 1977.

La defensa del ganador del director ganador de un Óscar por "The Pianist" (2002) trató de conseguir el sobreseimiento del caso después de que un documental sobre la vida de Polanski, "Roman Polanski: Wanted and Desired" (2008) mostrase una presunta falta de profesionalidad de los implicados en el proceso legal.

A pesar de la negativa a poner fin al caso, el juez reconoció que había encontrado evidencias de una "substancial" conducta inadecuada en el juicio original.

"Hubo una falta de conducta substancial, me parece a mí, en este caso", afirmó el juez Peter Espinoza, pero "más allá de eso, él tiene que someterse a la jurisdicción de esta corte", dijo.

Espinoza pospuso el juicio contra Polanski hasta mayo para permitir al director, que está rodando en Alemania, hable con sus abogados.

El director fue arrestado en marzo de 1977 acusado de drogar y violar a una joven modelo de 13 años en la residencia de Jack Nicholson, el actor protagonista de "Chinatown", una cinta que había dirigido Polanski tres años antes.

Actualmente, el director reside en Francia desde donde no puede ser extraditado.

Polansky huyó de Estados Unidos a Francia en febrero de 1978 mientras estaba en libertad bajo fianza, ante el temor de ir a la cárcel.

El realizador, de 75 años, admitió haber mantenido relaciones sexuales con Samantha Gaimer cuando la joven tenía 13 años.

La familia de la víctima rechazó pedir la entrada en prisión del afamado director y solo quiso que reconociera el error y entrara en rehabilitación.

El juez nunca dictó sentencia por este caso, que le habría podido costar a Polanski hasta 50 años de cárcel.

La orden de detención que pesa sobre él evitó que acudiese a recoger su estatuilla por "The Pianist" en la gala de los Óscar de 2003.

Polanski, actualmente prófugo de la justicia estadounidense, sufrió en su infancia la persecución de los nazis en Polonia y durante su vida como cineasta dirigió filmes como "Rosemary's Baby" (1968) o "Chinatown" (1974).