lunes, 11 de mayo de 2009

El casamiento fashion de la top model Heidi Klum se casó por segunda vez con el cantante Seal. La pareja había suspendido la ceremonia en México,


El casamiento fashion de la top model Heidi Klum se casó por segunda vez con el cantante Seal. La pareja había suspendido la ceremonia en México, por miedo a la gripe porcina, y finalmente la realizó en Malibú, Estados Unidos


Luego de suspender la boda en México por miedo a contagiarse de gripe porcina, Seal y Heidi Klum decidieron renovar sus votos matrimoniales con una ceremonia poco convencional en una paradisiaca playa de Malibú (California).

Fue un acto íntimo con poco más de medio centenar de amigos de la pareja, pero que sin duda pasará a los anales de las bodas de celebrities por su estilo que algunos califican de rompedor, pero que rozó lo kitsch.

La modelo alemana optó por un estilo retro imitando, según los presentes, a la estadouniense Bo Derek, rizándose el pelo con estudiados tirabuzones.

Con un imitador de Elvis Presley como encargado de oficiar la ceremonia de renovación de votos, Heidi Klum y Seal se hicieron acompañar de sus tres hijos y unos 75 amigos.

En la primera línea de la costa, bajo un toldo rosa, la bella modelo de 35 años -embarazada actualmente de su cuarto hijo- eligió un top blanco de lentejuelas y un deslumbrante velo para la ocasión.

Por su parte, el cantante afrobritánico, de 46 años, optó por una chaqueta vaquera repleta de tachones y con un corte de pelo de estilo ochentero, melena larga a la espalda y corto el flequillo.

Un estilo que encajaba con el de los invitados, que acudieron en shorts a la ceremonia, algunos, incluso, con estampados de leopardo y chaquetas de cuero.

Tras renovar los votos, los enamorados y los invitados aplaudieron y brindaron por la pareja con cerveza mexicana. A continuación, todos pudieron disfrutar de una fabulosa comida también típica de México mientras música de los 60 les acompañaba en la pista de baile, decorada con flamencos rosas inflables y balones de leopardo, a juego con los pantalones de algunos invitados.

"Tras la ceremonia, una vez se había puesto el sol, Seal mostró su lado más atento colocándole en los hombros a su esposa una chaqueta de cuero para que no pasase frío", comenta uno de los presentes, en declaraciones a la revista People.

"Aún luciendo tirabuzones, Heidi estaba impresionante. Todo el mundo se rió y disfrutó", concluye la misma fuente.