lunes, 4 de mayo de 2009

Jésica Cirio Tuve sexo sin amor Jesica es una joven de 23 años con Pedro Pompilio, el ex presidente de Boca, y el actual presidente de Paraguay, Fern


Jésica Cirio Tuve sexo sin amor Jesica es una joven de 23 años con Pedro Pompilio, el ex presidente de Boca, y el actual presidente de Paraguay, Fernando Lugo que tiene una carrera meteórica en la televisión, la publicidad y el teatro de revista que no conoce techos. Conozca la vida, detrás de las luces, de esta chica que trae cola.
Una poderosa anatomía femenina genera pasión en los hombres, envidia en las mujeres, y mucho dinero. Tanto es así que a los 23 años, Jesica Cirio no sólo es el nombre de una joven, también es una marca registrada aplaudida por la platea masculina y ninguneada (en parte, claro), por la femenina.

Posiblemente, en este mismo momento, una señorita esté leyendo estas líneas y maldiciendo porque ella no fue bendecida con la cola perfecta que sí lleva a todas partes la bella Cirio. Pues bien, a no entristecerse, que ante Chiche Jesica admitió tener “un poco” de celulitis.

Fue anoche, en De dónde vengo, el programa que Gelblung conduce todos los domingos a las 23 por Magazine. Para la muchachada, en cambio, hay una negativa: contar con la figura de esta rubia para promocionar (en almanaques, panfletos y afines) sus talleres mecánicos, sus kioscos y fletes, les costará la friolera de 100 mil pesos… tal es su cachet.

Cirio nació en 1985 en Lanús, provincia de Buenos Aires. Desde chica supo que su destino estaba sobre las tablas y frente a las cámaras. Para ocupar el lugar con el que soñaba, se preparó duro: estudió durante muchísimas horas semanales danzas y teatro.

A los 17 debutó con Miguel Ángel Cerutti y Jorge Ginzburg. A los 19 se fue a vivir sola y a los 22 incursionó en el mundo empresarial al abrir un spa. Una carrera meteórica que recién ahora empieza a conocer momentos destinados exclusivamente al ocio y el relajo.

Sin embargo, la vida de Jesica tiene días arduos, movidos, que comienzan a las 6 y 30 de la mañana y terminan muy tarde, cuando regresa a su casa para abrazar a su pequeño perrito, luz de sus ojos, o, quizás, a algún ocasional amante… uno que le proporcione buen sexo y no le pida compromisos.

Según le confesó a Chiche, la vida sexual de Cirio no es del todo fácil. Es que le “resulta difícil conocer gente nueva”, por eso recurre a un ex novio con quien tiene fogosos –y ocasionales- encuentros amorosos. En este ámbito, según aseguró, el dinero no tiene ninguna chance de participar.

Es que a Jesica le “ofende” que le ofrezcan dinero por tener sexo con ella, aunque admitió haber tenido “sexo sin amor”. “Mis encuentros sexuales no incluyen dinero de por medio”, sentenció, quizás, para terminar de despejar las dudas con las que muchos (y muchas) la señalaban a la hora de hablar de dos romances que ella desmintió: con Pedro Pompilio, el ex presidente de Boca, y el actual presidente de Paraguay, Fernando Lugo.