lunes, 11 de mayo de 2009

El mejor Master: ahora dicen que las madres son como Einstein La periodista de investigación Katherine Ellison descubrió que cuando una mujer se conv


El mejor Master: ahora dicen que las madres son como Einstein La periodista de investigación Katherine Ellison descubrió que cuando una mujer se convierte en madre, se producen grandes cambios en su cerebro.
Según Ellison, la maternidad mejora el rendimiento profesional y puede convertirse en el "tesoro" de una empresa.
6 comentariosVer comentarios
La mujer que acaba de ser madre, que se pasa el día en bata atendiendo al bebé y durmiendo cunado puede, siente que "no le funciona el cerebro". Sin embargo, la periodista de investigación Katherine Ellison afirma justamente lo contrario, basada en el resultado de investigaciones.

"Las madres, me dijo el neurocientífico Allan Zinder, son como Einstein, que también perdía sus llaves porque su cerebro estaba ocupado en cosas de vital importancia. La actividad neuronal que provoca la presencia de crías produce, en sentido literal, cambios estructurales en el cerebro : se obtiene un órgano más complejo y mejor capacitado para responder a un entorno cada vez más exigente", explica Ellison.

Según la periodista, el cerebro cambia cuando la persona adopta un comportamiento nuevo o atraviesa un proceso de aprendizaje con un marcado componente emocional. A medida que el comportamiento se repite, el cambio en el cerebro se refuerza. Además, durante el embarazo y la lactancia el cerebro es inundado por un mar de hormonas, sobre todo de estrógenos y oxitocina, publica la Revista Sophia, en su número de mayo, donde el dossier está dedicado a la maternidad y en el que especialistas como Laura Gutman, Diana Rizzatto y Marina Mosto se refieren al lugar en el que queda la mujer que es madre.

"El estrógeno actúa como potenciador cerebral y la oxitocina reduce el estrés y potencia la memoria y el aprendizaje; es un regalo de la naturaleza ", dice Ellison y agrega que la maternidad mejora el rendimiento profesional: "El comprometido y duro entrenamiento que supone la maternidad aporta a la mujer una gran capacidad para cumplir plazos, coordinar múltiples tareas, buscar salidas creativas a los problemas, encajar interrupciones frecuentes y permanecer impasible en plena crisis. Tener un hijo es una escuela", señala.

Una madre puede convertirse en un tesoro para una empresa porque "las estadísticas dicen que las madres son más fieles, gestionan mejor el tiempo y son capaces de mediar en los conflictos", afirma Ellison.