domingo, 31 de mayo de 2009

La vida después de Alé: Graciela Alfano busca a su nuevo amor mediante el popular Facebook El abandono y el olvido que azota a la diva luego de la


La vida después de Alé: Graciela Alfano busca a su nuevo amor mediante el popular Facebook
El abandono y el olvido que azota a la diva luego de la separación de Matías Alé, parece tener remedio en Internet.
Chiche no tuvo medias tintas cuando presentó el informe. Apelando al popular refranero criollo, aseguró que “el que se acuesta con chicos…” para referirse a la dura situación sentimental que está atravesando Graciela Alfano, luego de su separación de Matías Alé.

Fue anoche, en “70.20.10, Así comenzó todo”, el programa que Gelblung conduce los sábados a las 21:30 por El Trece. Ahí se repasó las vidas dispares que le tocan vivir a uno y a otra, luego de la separación mediática ocurrida a fines del año pasado.

Terminaba 2008 y Alé, un notero prácticamente desconocido hasta su romance con Alfano, decidió cambiar a la diva por otra mujer 30 años menor que ella. Graciela, con sus 57 años a cuestas, se encontró sola y desesperada: ¿qué hacer?

La mundialmente conocida red social virtual Facebook fue, al parecer, la que le brindó una incipiente respuesta. Dicen quienes la conocen de cerca que Alfano está entusiasmadísima con las nuevas relaciones que está estrechando por Internet… y que algunas se concretan personalmente…

Pero para llegar a los esporádicos viajes a Uruguay, en compañía de un joven que habría conocido por Facebook, Graciela debió pasar por muchos momentos de bronca y desesperación. El noviazgo que a sus 50 había comenzado con Matías era prometedor, en muchos sentidos…

Es que él era la carta para que ella vuelva a ser tapa de los medios y objeto de búsqueda de los periodistas del corazón. A través de Alé, Alfano se aseguraba un regreso a la pantalla chica, siempre en su rol de mujer fatal y come hombres.

Cuando él comenzó a disfrutar de las mieles que le brindaba la incipiente popularidad, sobre todo a partir de su participación (que ella autorizó) en Bailando por un Sueño, el ciclo que condujo el año pasado Marcelo Tinelli, ella empezó a exaltarse cada vez más.

Así fue que más de una vez la escucharon gritar, desesperada: “¡Yo lo lancé a la fama, si está con Tinelli es por mí!”, o “¡el es tan solo la pareja de Graciela Alfano!”. Sin embargo, la realidad no decía lo mismo o, por lo menos, invertía el orden.

Cada vez que la pareja volvía de alguna salida, Graciela lo hacia destrozada: los jóvenes, y el público en general, se abalanzaba hacia Matías, el nuevo “humorista” de la televisión. Ella, en cambio, quedaba en un segundo lugar, con sus pergaminos de vedette olvidados.

Hoy la cosa parece mejorar, Alfano retomó el impulso perdido y no se achica a sus 57 años. Abrió una cuenta en la red social virtual más famosa para pautar citas a ciegas con “nuevos amigos”, según dice ella. En un intento de no dejar, jamás, de ser una famosa: “Querés ser mi amigo, pedimelo por Facebook que yo te acepto”, dicen que ella repite a quien la quiera escuchar.