sábado, 14 de febrero de 2009

Fabbiani es caprichoso e inmaduro”, dijo Granata La modelo habló de las vueltas que dio su ex para encontrar un club. Ahora, confiesa tener un “amigov


Fabbiani es caprichoso e inmaduro”, dijo Granata La modelo habló de las vueltas que dio su ex para encontrar un club. Ahora, confiesa tener un “amigovio”. Ver galería de fotos.
Amalia Granata tuvo una escandalosa separación de quien es hoy el ídolo de River, Cristian “Ogro” Fabbiani. Cuando conoció al futbolista, no dudó en irse a vivir con él a Rumania, donde jugaba y fruto de ese amor, se gestó una hija. Uma nació el 23 de abril de 2008, pero la relación entre sus padres no progresó y nacieron los problemas que se mediatizaron.

“Cuando le digo a Cristian que tiene que pasarme dinero, no es porque quiero que me mantenga, solamente lucho para que se haga cargo de lo que le corresponde: su hija”, sentencia la rubia.

Luego de normalizar la relación que los une por Uma, el futbolista comenzó otra novela mediática, pero esta vez relacionada con su profesión: el fútbol. “Cristian hizo muy mal las cosas con la gente de Newell’s. Como hincha, no voy a decir lo que pienso porque es el padre de mi hija”, dijo la modelo.

El club le debía dinero al “Ogro”, y pese a hacerse efectivo el pago, el jugador no quiso seguir en el equipo rosarino. Tras ello, hizo campaña con River Plate y hasta estuvo a punto de realizarse los análisis para ficharse en Vélez. Pero su amor por los millonarios fue más fuerte y terminó firmando para los de Núñez, generando el malestar del club de Liniers. Ahora, es ídolo de los de la franja roja cruzada.

“Cristian es caprichoso y muy inmaduro, los que lo conocemos bien, sabemos que cuando se le pone una cosa en la cabeza no escucha a nadie”, aseguró Amalia sobre su ex.

En medio de las idas y vueltas con River y Vélez, Granata manifestó su preocupación: “Tuve miedo porque en su decisión estaba en juego el futuro de mi hija. Por suerte, le salió bien”.

Pese a que la situación judicial con el jugador está solucionada, aún les queda acortar el monto de dinero que debe pasarle por Uma ya que la cuota es proporcional al sueldo que gana. Mientras espera la decisión, Amalia disfruta de su nuevo “amigovio” de 40 años, a quien define como “un verdadero caballero”. Prefiere los hombres maduros a los jóvenes porque como alguna vez le dijo su madre “el que se acuesta con chicos, amanece mojado”. ¿Hace falta dar nombres?