miércoles, 1 de julio de 2009

Floppy Tesouro ya tiene casa, pero la compró con dinero de... La vedette de Revista Latina reconoció que gastó tanto en ella que no pudo pagar


Floppy Tesouro ya tiene casa, pero la compró con dinero de...
La vedette de Revista Latina reconoció que gastó tanto en ella que no pudo pagar su primer techo.

A veces, una de las delicias de ser hijo único puede ser que tus padres te compren el ansiado primer techo. Tal es el caso de la vedette de Revista Latina, Florencia Tesouro.



"Mis padres me compraron un departamento en Palermo", contó Tesouro a la revista Pronto. Con sólo 24 años, la ex cola Reef aserguró que cumpló con el objetivo que tenía desde chica, que era trabajar en la televisión y en el mundo del teatro. Del sueño de la casa propia se encargaron papá y mamá.



El pichón de vedette está en franca expansión: sus padres acaban de comprarle un departamento en el barrio porteño de Palermo, donde ya está instalada, y asegura, en soledad. Sin embargo, después de una serie de amores fallidos, Tesouro anunció novio nuevo: se llama Pablo y es modelo.



En sus propias palabras, es una chica "muy malcriada y caprichosa", en parte por ser hija única, pero también muy ambiciosa. "Así me formaron mis viejos", aseguró Tesouro.



Sobre su nuevo hogar, explicó: "Como tuve que hacer unos gastos, mis padres quisieron darme una mano", explicó Tesouro. Pero, ¿qué podría haberle demandado todos sus ahorros a la joven vedette?



¿Cuotas de la facultad? ¿Donaciones espontáneas a la Cruz Roja? ¿Pagar el arreglo de un caño roto? No, nada de eso.



Es que Tesouro está tan conciente de que trabaja con su imagen que la ex cola Reef gasta sus ahorros en el spa que posee la modelo Jésica Cirio. A eso le suma una rutina de ejercicios en su casa y otros cuidados.



"Invertí en mí porque soy mi capital, mi fuente de trabajo. Me dedico mucho a mi estética", reconoce la vedette, que volverá a los escenarios con la Revista Latina de Jorge Ginzburg bajo la producción de Andrea Stivel y Daniel Comba.



Sin embargo, Tesouro reconoce su buena suerte, más que nada por el hecho de no tener hermanos con quienes compartir a padres tan generosos.



"Yo, agradecida, por algo soy hija única", remata Tesouro.