sábado, 4 de julio de 2009

Megan Fox pide una pequeña prueba de amor de sus parejas sobre su bisexualidad o su fobia a mirarse en espejos, la "prueba de amor tatoo


Megan Fox pide una pequeña prueba de amor de sus parejas sobre su bisexualidad o su fobia a mirarse en espejos, se le agrega la "prueba de amor La protagonista de "Transformers" repite con cada novio el mismo ritual, pero todavía no sabe si funciona.

La actriz Megan Fox fue declarada dos años consecutivos como la más sexy del planeta, sin embargo, podría ser considerada la más peculiar. A sus declaraciones sobre su bisexualidad o su fobia a mirarse en espejos, se le agrega la "prueba de amor" que le pide a sus posibles novios.



Al parecer, Fox quiere ver que su presencia deja una marca en la piel de sus hombres, por lo que les pide que se tatúen su cara o su nombre antes de empezar una relación seria. "Tengo 8 tatuajes. Todos mis novios deben tener uno y, si no lo tienen ya, les obligo que se hagan un tatuaje con mi nombre o mi cara", declaró la actriz, tal como publicó el sitio español 20 Minutos.



Como si estuviera marcando el ganado, la protagonista de "Transformers" explicó que pide esta prenda de amor antes de tomar la decisión de ponerse de novia. El hecho de que tenga 8 tatuajes puede significar que tuvo esa cantidad de parejas, o sólo que es una amante del arte corporal.
Mientras tanto, Michael Bay, el director de la saga Transformers, calificó las declaraciones anteriores de la joven actriz como "ridículas" durante una entrevista. Cabe preguntarse qué opinará del "rito de iniciación" de la actriz, o de lo que dijo de la segunda parte de la saga
Fox declaró que "no entiende" la primera ni la segunda Transformers, y que las personas que la van a verla al IMax, el cine de pantalla gigante, no pueden hacerlo "sin tener un aneurisma cerebral o por lo menos migraña".



Aún leyendo el guión, Fox asegura que no es capaz de entender su propio trabajo, y sostiene que si una persona en el público lo entiende, es "un genio".



No seas tan dura, Megan, tu director te está escuchando...